2 de julio de 2010

¡Tenemos Destinos!

Ayer fue un día de estos raros, en el que me dediqué a la profunda reflexión y a mentalizarme de que la próxima vez que alguien me diga de ir de compras el 1 de julio por la tarde tengo que recordar que ese día empiezan las rebajas. Hace unos años me prometí que no volvía a ir de compras el primer día de rebajas y ayer otra vez. Entre el calor, la gente, las dependientas, el deseo irrefrenable de cortarme los pies...

A primera hora tenía dentista en el que tras esperar media hora, estar conmigo dos minutos y cobrarme por ello 50 euros me empecé a plantear porque nadie protesta por el retraso en el dentista y el día anterior en la Tesorería de la Seguridad Social donde esperé quince minutos los de delante mio que llevaban el mismo tiempo le montaron un follón tremendo a la chica que les atendió. Que la tesorería va sin cita, y el papel ya te dice cuantos hay delante, además de que no te cobran nada por la información. Todavía le doy vueltas a porque la gente protesta en unos sitios y en otros no.

Tras dejar que el dentista me sableara y además salir contenta. Me fui en busca de unos zapatos a una de las tiendas más pijas de Zaragoza, donde me sentí como un pato en un garaje, me faltaban marcas. Allí donde miraba el resto de las mujeres eran un anuncio andante de diferentes marcas y yo sin un bolso de LW, ni unas gafas de TS, ni el cinturón de... os hacéis una idea. Al final me hice con unas sandalias muy majas y cómodas que ganaron, en un acceso de racionalidad que no suele acompañarme cuando me compro zapatos, a unas sandalias preciosas pero con un taconazo impresionante que iba a poder llevar poquísimo.



Una vez conseguidas las sandalias fui, a paso tortuga aplastada por el calor, a conseguir unas bailarinas, otra ronda de tiendas pijas en este caso zapatería. En la primera zapatería no logré que me dijeran el precio de las bailarinas, tras constatar que el 38 me hacía daño en los dedos y que el 39 se me salía, la vendedora muy ufana me cometó que no me preocupara que los zapatos dan de sí y que sino siempre me podía poner algo en el zapato para que no se me saliera. Tras decirle que no, que la horma de un zapato no da de sí, por mucho que los vendedores lo deseen me marché al constatar que lo único que le faltó decirme para que me comprara los zapatos fue que porque no me cortaba el meñique que igual así me entraban. La mujer no tenía ganas de atenderme y me fui a otra zapatería. Allí la dependienta fue amabilísima (en contraste con la otra un encanto) y conseguí mis bailarinas.



Llegué a casa catatónica, entre el calor y el dolor de pies no estaba para nada. Hasta que al hacer mi visita de rigor a las páginas del Ministerio de Presidencia (lo miraba todos los días y todos los días me preguntaba porqué seguía mirándolo) por fín habías salido los destinos. Si os acordáis en marzo os comentaba que había aprobado una oposición, pues ayer por fin salieron los destinos, lo que no significa que yo sepa a dónde me van a mandar sino simplemente que han sacado la lista de todas las plazas y que ahora yo tengo que hacer una lista de unas setecientas y ver cual me toca. Lo que no sé cuanto tiempo tardaran en decirme. Si tengo que apostar, creo que me va a tocar en Barcelona. Si tengo suerte y no termino en algún otro lugar trabajando por las tardes. T_T

A estas alturas está claro que una no ha decidido hacer una oposición por hacerse millonaria sino por poder tener un trabajo estable y un horario de mañana. Lo del trabajo estable parece ser que sí pero el tema del horario de mañana no lo tengo tan claro, han sacado un montón de plazas con horario de tarde y tras quitar de la listas las plazas de las Islas, Ceuta y Melilla todavía tengo que escoger alguna plaza del horario de tarde para poder completar el mogollón de puestos que he de escoger. Cuando sepa a dónde me envian lo pondré en el blog, así que supongo que en los próximos meses me vaís a oír hablar mucho del tema del trabajo, el alojamiento... Lo único que me ha quedado claro con las plazas es que en Zaragoza no me toca de ninguna de las maneras, sólo 6 plazas en la provincia. T_T

En realidad esto os lo quería haber contado ayer pero no pudo ser porque le prometí a mi madre y mi tía que iría con ellas de compras y allí me pasé la tarde. Conseguimos lo que ellas querían y yo encontré un vestido precioso y muy rebajado para la boda que tengo en septiembre. En condiciones normales me hubiera pasado la tarde ordenando los puestos y revisándolos como una loca, ahora me los tengo que llevar de viaje y ver cómo los organizo; por ciudad, por complemento de destino, por horario... Pero tiene algo bueno mañana voy a Barna a pasar una semana y aprovecharé para averiguar dónde estan los puestos de Barna y alrededores.

8 comentarios:

Kasumi dijo...

¡Ay, como te envidio!
Yo he comido hoy un pincho para poder ir a clase después del trabajo, así que salivo cuando cuentas que tú ya estás eligiendo destino ¡a mi lo que me falta para ello!

Eva dijo...

Piensa que cada día te falta menos. Era lo que yo me repetía cada día. De todas formas lo de las plazas esta siendo pura juerga y diversión. Las que no son en horario de tarde son en pueblos de los que no he oído hablar en mi vida. Estoy aprendiendo geografía de España...^^

Muy Fragil dijo...

En relación con lo que comentas sobre la vendedora que casi te sugiere amputarte el meñique (currín) del pinrel, no puedo, ni quiero, privarme de mencionar el sucedido cierto que le ocurrió a mi abuela Carmen cuando tenía alrededor de 90 años. Hacía algunos años, al cortarse las uñas de los pies apuró demasiado en el dedo currín de su pìé izquierdo, aquella herida no terminó de cicatrizar y un buen día, al proceder a ponerse las medias, notó como cayó al suelo lo que parecía ser un garbanzo negro. Pues si, era su dedo izquierdo que, necrosado, gangrenado o que se yo decidió separarse de su cuerpo tras mas de una docena de lustros unido a él. Que cabrón de dedico. Contra todo pronóstico me vine arriba, como ha ocurrido en otras ocasiones, y recogí aquello del suelo ayudado de un poco de papel higiénico y lo arrojé al wc.

Seguro que a mi abuelica Carmen le hubiesen quedado bien las manoletinas.

Cordelia Naismith dijo...

Eva, lo importante es estar ahí, tu plaza ya no te la quita nadie y eso chica, hoy en día, no tiene precio. En un par de años concursas y ya te vas acercando a casa, o mejor si consigues una LD ;)
Yo llevo fatal mis opos, me tengo que poner las pilas pero ya! Es que trabajando es muy difícil...:(

Kasumi dijo...

¡Como te entiendo, Cordelia!
Yo he decidido que, con este calor, me cojo 4 días para desconectar o no voy a llegar al examen cuando por fin salga, pues hay días que creo que se me va la cabeza...

Eva dijo...

Muy Fragil estoy alucinando con lo de tu abuela. A mi me da algo si se me cae un dedo así de repente.

Cordelia y Kasumi, ya se que me quejo de vicio que tengo una suerte tremenda pero es que yo me veía viviendo en Lérida como a un ahora de casa y ahora me imagino en un pueblo perdido que se queda aislado en invierno y me pongo mala. Pero estoy segura que el día que me den el destino voy a estar dando saltos de alegría. ^^

Muy Fragil dijo...

Que sí, que sí, al parecer cayó y rebotó dos veces hasta que ya paró entre el rodapié y la baldosa. Aclaro que no fué de repente, fué tomando color (negro) poco a poco... Señalo que a ella no pareció importarte demasiado. Y es que tenemos tantos dedos...

Eva dijo...

Siempre he pensado que el meñique acabaría desapareciendo pero prefiero pensar que lo hará debido a la evolución y no que se me caerá del pié.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...